Archivo de la etiqueta: recursos

90 días del proyecto Twitter


Hemos terminado clases con mis alumnos del curso de Historia de la Cultura II, Medieval y Moderna, ahora nos preparamos para sus exámenes, esta ha sido la primera experiencia Twitter historia, una idea que concebimos hace casi seis meses cuando planificaba el actual curso. Se trataba de correr un riesgo, de dejar nuestra zona de confort, incluyendo la mía, para introducirnos en el reto de una red social especifica, orientada al aprendizaje. Cuando iniciamos el proyecto, hacia finales de noviembre, solamente una de las estudiantes tenía una cuenta, y algo de experiencia en Twitter, al terminar, todos, menos una estudiante tenían sus cuentas y experiencia. No creo que deba destacarse la calidad del proyecto por el numero de tweets que se han emitido (aunque por allí veo a algunos, a los que respeto, haciendo conteos de seguidores y tweets) pero está claro que sin tweets el proyecto sería un fracaso completo, por esto, nada más, señalo las cifras: Creamos, aunque parezca increíble, el hashtag #aprenderhistoria, lo que permite saber cuan lejos estamos los profesores y los aprendices de este campo académico de este recurso. Logramos que se integren a la lista 18 de los 19 estudiantes del Tercer Ciclo y 2 estudiantes del Quinto. A partir de un inicio lento y con dudas para algunos se volvió transparente el empleo del recurso y se utilizó para aprender cosas y para identificar fuentes válidas. Fue útil el colocar preguntas orientadoras sobre temas concretos que se trataban en clases, por ejemplo ¿Quién fue el autor del más famoso retrato de Erasmo de Rotterdam? ¿En dónde se encuentra el texto de la Ciudad del Sol de Campanella? de esta forma los estudiantes desarrollaron vínculos entre la búsqueda de fuentes útiles y el proceso de compartirlas a través de #aprenderhistoria . Cuando, utilizando un recurso presencial importante como el cine histórico, al cual me referiré en un próximo post, vimos la película Lutero (con Ralph Fieness, Peter Ustinov y Alfred Molina) los estudiantes identificaron en la red temas que les parecieron importantes, compartiéndolos, y comentando los tweets de sus compañeros. Tuvimos la oportunidad de aplicar en vivo el Twitter cuando se desarrolló el Encuentro de Estudiantes de Historia, a través de comentarios y noticias algunos estudiantes se apropiaron del evento. Momentos destacados a. Aportes fuera de los temas señalados. b. Comentarios a los aportes de los compañeros. c. Apropiación del Encuentro de Historia. d. Tweets que ampliaron los comentarios del profesor o de los estudiantes. e. Interacción. Momentos tristes a. La ausencia total de dos estudiantes, que o no llegaron a abrir sus cuentas o aportaron con un solo tweet. b. La sensación de obligatoriedad que algunos de los estudiantes sintieron. c. Los tweets del primer resultado de búsqueda en Google. d. Los aportes a última hora. e. La imposibilidad de leer inglés. f. La falta de una red wifi en la Facultad de Filosofia. Resultados Al final los estudiantes aportaron con cerca de quinientos tweets, el profesor con unos doscientos y gran parte de los aportes fueron significativos. Descubrimos juntos un recurso útil para el aprendizaje. Creamos las bases de un proyecto que podría vivir por sí solo. Demostramos que los estudiantes de una universidad pública en una carrera de Humanidades pueden usar recursos tecnológicos actuales en su proceso de aprendizaje. — Desde mi iPad

Ubicación:Miguel Dávila Cord,Cuenca,Ecuador

La escritura como proceso creativo

Steve Wheeler publica en su blog unas reflexiones sobre la escritura como proceso creativo. Se refiere en particular a como el mantener un blog, escribir constantemente, preocuparse por crear es algo extremadamente positivo para un profesor.
Uno de los aspectos a los que se refiere Wheler es a la concreción del pensamiento que supone la palabra escrita.
Las ideas que en la mente están aparentemente organizadas, solo pueden asumir formas válidas al verterlas a un medio comunicativo y aquel del que disponemos más fácilmente es la escritura. La idea es razonable e inmediatamente se transforma en un recurso que debe ser utilizado en clases.
Con frecuencia encontramos que nuestros estudiantes son incapaces de expresarse verbalmente, que las ideas complejas se les escapan y que el análisis de cualquier tema supone un esfuerzo inalcanzable.
Mucho de lo que se dice cae en la categoría de lugar común, y estos lugares comunes son enemigos declarados del pensamiento analítico.
La necesidad de aplicar conceptos de mayor complejidad y de incorporarlos en forma concreta y evidente sin subterfugios ni ocultamientos detrás de la teoría es algo que debemos aplicar en nuestro pensamiento diario.
Exigir a los estudiantes ensayos permanentes en torno a diversos temas, parece un recurso útil para el mayor desarrollo del pensamiento. Y en esto puede jugar un papel muy importante la escritura de un blog.
Para esto hay que apartarse de la mera suma de contenidos ajenos, que es necesario utilizar, para crear contenidos propios. Es una tarea difícil expresar las cosas en palabras propias y aun más difícil hacerlo recurriendo a ideas ajenas. La posibilidad de incorporar una teoría al pensamiento es algo que se ve distante. Casi siempre los que manejan las teorías no están capacitados para ocultarlas. Las vuelven demasiado evidentes, se refieren a ellas de manera constante. Repiten las palabras sin asumirlas en el contexto del análisis.
¿Cómo dar el paso hacia la transparencia en la expresión? Cómo volver a la teoría «líquida»? Yo mismo reconozco mis limitaciones en este caso, pero, aunque los años han pasado y han marcado sus huellas, creo que he podido reconocer la presencia de Foucault, de Vigotsky, de Bourdieu, de Gruzinski en lo que digo, en la forma en que analizo las cosas y en lo que pretendo enseñar.
Si hubiese tomado la sugerencia de Wheler cuando la planteé como propia, es decir cuando imaginé hace meses y años que debía escribir algo diariamente, tal vez mi expresión sería más compleja y me sentiría más rico, pero siempre hay un momento para reempezar.
Algún día hablaré de como el escribir sobre la pintura de los otros, ya que yo no he hecho nunca mi pintura, me enriqueció al crear formas textuales y expresivas de gran riqueza, en las que aprendí a incluir las sensaciones y texturas que prestaron viveza a mi expresión. Pero eso es otro tema…

— Desde mi iPad


Dipity: tu bitácora personal

¿Vale la pena mantener una memoria de lo que haces? ¿Tiene alguna importancia tu presencia en la red? ¿Los recursos que marcas deben ser compartidos? Existen solamente dos respuestas posibles sí o no. Si tu respuesta es que no entonces debes seguir leyendo, si tu respuesta es que sí, entonces debes conocer mejor a Dipity un recurso para líneas de tiempo.
No es que mi interés en este recurso venga solamente por mi formación profesional, al fin y al cabo me describo como un profesor de historia ( y sin duda escribiré un post sobre líneas de tiempo en la enseñanza de la historia), sino también de sus usos como bitácora virtual, es decir como la extraordinaria posibilidad de concretar, tu recorrido múltiple en un solo topos de Web 2.0.
He escogido Dipity, de entre las no muy numerosas opciones en la red, algunas incluso más favorecidas por los expertos, por varias razones, entre ellas:
1. Su estética, porque la presentación de sus líneas de tiempo es agradable visualmente, y eso, como maquero, es un elementos fundamental a la hora de juzgar la calidad de un recurso. El manejo de los elementos visuales no es, de ninguna manera, un aspecto secundario, si bien la red actual es llamada con frecuencia «read-write web» no hay duda que el manejo de la imagen gráfica, cuya manifestación más interesante son las infografías, posibilita la comprensión y la interpretación de los elementos conceptuales y teóricos al «dibujarlos». Dipity muestra como la visualidad apoya la comprensión de temas complejos, como de otra forma hacen recursos como los mapas mentales o el empleo de colores para organizar el pensamiento.
2. La forma versátil de mostrar las líneas de tiempo, es posible verlas como una cronología, como una serie de imágenes, flip book, y de otras maneras.
3. Por la capacidad de automatizar las fuentes de información de las que se nutre la línea de tiempo. En mi caso la línea se construye con mis posts en todos los blogs que mantengo, es decir los que creo en Blogger, los que propongo en Tumblr, este de WordPress; pero también con las páginas que marco en Delicious. Esto quiere decir que cada cosa que publico, señalo o, incluso, como explicaré más adelante, sigo, aparece automáticamente en mi Dipity
4. Por la facilidad con que puedo insertar mi línea de tiempo en cualquier blog o página web ¡Excepto en WordPress! Basta copiar el código de inserción y pegarlo como una nueva entrada y ¡Voila! aparecerá en donde quieras, y, lo que es muy importante, se actualizará en tiempo real, por lo que se maneja como una ventana abierta que no es un objeto en sí sino una referencia de tu actividad.
5. Pero eso no es todo, uno de los elementos más útiles y al que se puede convertir en un auxiliar de aprendizaje muy atractivo, es la posibilidad de crear líneas de tiempo con recursos que se insertan utilizando un criterio de búsqueda que se cumple automáticamente.
Para explicarlo gráficamente, al ir a Dipity verás imágenes de Afrodita y vídeos sobre mitología griega con referencias a Afrodita, cuando haz colocado como recursos a Flickr y Vimeo y como criterio de búsqueda Afrodita. Y así sobre cualquier tema de interés que pueda encontrarse en la red.
Un elemento fundamental cuando se usan recursos web es el organizar la información y mantenerla accesible para cuando la necesites, Dipity es uno de los recursos que te permiten hacer esto. Organiza tu información porque los criterios los estableces tú según tus intereses y la mantiene accesible porque sabes siempre que en Dipity está lo que requieres para tal o cual tema.
Ya vez ahora porqué este resulta ser un recurso interesante, que el igual que DeliciousScribd forma una parte fundamental de mi experiencia en la red.

Scribd: Cómo volverse el autor más leído de tu generación

¿Cuánta gente te ha leído?
Como un autor de gran éxito en línea puedo compartir contigo un par de secretos para que te conviertas en el autor más leído de tu generación académica.
Antes un pequeño antecedente, que te servirá para comprender los motivos del gran suceso que he logrado.
Hace unas horas entré a la librería Libri Mundi en Guayaquil, una ciudad que, a diferencia de Cuenca, posee varios excelentes locales de venta de libros, entre ellos Mr. Books con una oferta extraordinaria de títulos.
En los estantes de Libri Mundi encontré, a poca distancia uno del otro, cuatro libros en los que tengo textos, en orden de antigüedad, Santa Ana de la Aguas, con un artículo extenso acerca de la vida cotidiana en Cuenca, de la fundación hasta mil novecientos cincuenta, Sara Llakta, el libro del maíz, con un texto, que me gusta mucho, Tres momentos para una historia del maíz, Los caminos del Ecuador que tiene mi prólogo en tono poético, y, por último las memorias del IV Congreso de Cocinas Regionales Andinas, con el estudio sobre la alimentación en Cuenca entre 1557 y 1607.
Estos libros, cuidados en su edición, de formatos variados, con bellas fotografías algunos de ellos, con textos de colegas a los que aprecio y admiro, contienen una parte de lo que escrito.
¿Cuánta gente los ha leído? Es decir, mis artículos, ¿Han sido recorridos por lectores que han apreciado lo que he hecho y el esfuerzo que me tomó escribirlos? ¿Cuántos lectores?
En realidad no se cuántos libros se han vendido, si las ediciones están agotadas, o guardadas en alguna bodega. Pero no importa demasiado. Porque, como dije antes, soy un autor de éxito.
Aquí viene el secreto que dejará de serlo en cuanto lo comparta contigo. Mis lectores son casi cuarenta mil, sí, en números 40 000, y varias de las cosas que he publicado, unos 48 textos en total, de lo más diversos, tienen miles de lectores cada uno.
El secreto de un autor de gran éxito
Tengo casi veinte seguidores, personas que se han interesado en mis trabajos y que quieren saber cuando publico cosas nuevas, centenares de personas han descargado y compartido las cosas que he colocado en Scribd
Soy uno de los autores de éxito en la red. Sin duda el más leído de mi generación y, de lo que puedo decir, mi nombre se conoce, respeta y admira.
La base del éxito está sustentada en dos cosas, escribir y compartir. Lo que puede considerarse como una sola: compartir lo que hago y escribo.
Compartir colocando en la red, mis presentaciones de diapositivas que preparo para clases, mis textos académicos, aún los publicados en papel, mis programas de estudio, (uno de ellos ha sido leído por un número que multiplica por 50 al de mis estudiantes presenciales), mi tesis doctoral que había permanecido injustamente inédita, trabajos de investigación. Compartir trabajos de calidad y que pueden ser útiles y atractivos.
Y esto te conduce al éxito, a una cantidad enorme de lectores, amigos, que buscan lo que haces, que aprecian lo que haces, sea extraordinario o modesto.
Resulta que hay un interés allá afuera, que hay gente que busca lo que escribes, que lo que compartes atrae. Que no eres el único, como habíamos creído, que se interesa en esos temas. Que la soledad que hemos sentido, esa que nos hace dudar de seguir adelante, a veces, se compensa por la calidez de un medio que hemos creído frío, la red.
¿Te interesa disputar mi posición dominante? ¿Hacerme calor?
Escribe, produce, comparte en Scribd y avísame cómo te va.

Una breve revisión de Delicious

¿Es Delicious realmente delicioso?
Podemos suponer que un recurso de Web 2.0 llamado Delicious es algo sabroso, si no ¿Cómo justificar su nombre?
Recuerdo que todavía lo encontramos bajo su antiguo nombre de deli.cio.us en algunas referencias, aunque no se de cuando datarán.
Cuando Verarex nos pidió que abriésemos una cuenta en Delicious como una de las actividades de aprendizaje, quizá mas de la mitad de todos los estudiantes desconocían de lo que se trataba. Yo claro que sabía, hace tiempo que había añadido un plug in al Firefox para manejar este recurso, aunque, la verdad, es que nunca lo había usado ¡Horror!
Pero me convencí cuando nos hablaron de la importancia de la larga cola (long tail) y de cómo un sujeto que aporta algo a la red puede ser precisamente quién nos da el recurso que hemos buscado durante tantos años.
¿Delicias?
Luego de abrir tu cuenta en Delicious, con la que aportas a tu huella digital y a tu positiva actividad de prosumidor, conviene conseguir un plug in para tu navegador, ya que automatizará en gran medida el proceso de añadir marcadores a tu cuenta.
Recuerda lo complicado que es encontrar otra vez ese recurso que vimos justo cuando navegamos en la compu de la facultad. Delicious viene en tu auxilio.
Cómo nos gustaría una sugerencia sobre la página precisa para el tema del trabajo que nos tiene bloqueados. Delicious puede salvarnos.
La página que usamos, y queremos citar, es la de las tonteras o realmente vale. Epa por Delicious.
Pero ¿Cómo? Y sobre todo ¿Porqué?
Este es un ejemplo de lo que pueden hacer las redes sociales. Claro, se basa en los aportes de miles de personas que marcan sus páginas favoritas sobre temas de lo más variados justo allí. Esta marca se basa en el principio de las etiquetas o tags. Tradicionalmente los llamamos descriptores y corresponde a lo que en clasificación se denominan atributos es decir un conjunto de rasgos únicos que a la vez que diferencian un «objeto» de otro, permiten también colocar a este junto a los que son parecidos, precisamente porque comparten estos atributos.
Un ejemplo concreto puede encontrarse en mi Delicious , allí puedes hacer búsquedas sobre temas que te pueden interesar, por ejemplo en qué páginas creo que puede encontrarse «inspiración», cuáles pueden utilizarse para el «aprendizaje», que recursos de «web 2.0» son importantes.
Al mismo tiempo puede verse si estas páginas son populares entre otras personas, al fin una que ha sido marcada solo por mí tal vez me interesa a mí exclusivamente. Un pequeño número junto al nombre señala cuantas personas han marcado este mismo recurso.
Pero es distinto si el que ha marcado la página es primo del diseñador o amigo de la vecina del piso de arriba, o si es un experto en el tema que nos interesa. Ahora si los tres han marcado la misma página, algo bueno nos espera.
Hay gente que comparte intereses con nosotros, y en este caso los recursos que marca en Delicious pueden ser buenos y pertinentes, por eso tal vez conviene tomarlos como amigos y convertirnos en su seguidores, así cada vez que marcan un recurso, y lo etiquetan podemos saberlo (si se tiene un programa como Delibar , la cosa es francamente mejor, por lo que se está disponible para Mac pero tal vez hay algo parecido para PC).
Cuando sigues a alguien, aunque es francamente más difícil que en otros recursos saber quién es quién, te enriqueces, cuando la persona a la que sigues te sigue a ti hay doble riqueza.
Crear una cuenta es fácil, es gratis y rinde mucho, si eres un experto puedes añadir tus marcas en Delicious en forma automática a tu blog por ejemplo en Tumblr e inclusive sumarles a tu línea de tiempo personal en Dipity con lo que tu huella crece y se comparte.
Si queremos juzgar a este recurso por su sabor debo decir que sí, que es francamente delicioso.

¿Qué es Twitter?

Facebook llegó en julio de 2010 a quinientos millones de usuarios siendo la más popular de las redes sociales en el mundo, muuuy lejos quedan servicios antes importantes como Hi5.

Image representing Twitter as depicted in Crun...
Image via CrunchBase

Twitter, por su parte tiene unos ciento veinte millones de usuarios, y es a esta red social a la que nos referiremos ahora. Propongo experimentar con el empleo de Twitter, que se vuelve así causa y efecto, para dar forma a indefinidos conocimientos y tratar de establecer límites y sentidos en un recorrido del tiempo historia, en este sentido de simultaneidad de la no partida y de la llegada, ahora a través de la red, de internet.
¿Qué es Twitter?
Para entender qué es y cómo funciona este recurso de Web 2.0 nos referimos a su origen y características.
En un teléfono celular, móvil como le llaman en otros lugares, existía un limite al número de caracteres para un mensaje: 140.
Al imaginar un sistema de mensajes en la red, algo semejante a la circulación de SMS, que no estuviera vinculado en forma directa al celular surgió Twitter.
En principio resulta ser lo mismo que el envío de mensajes, y mantiene el largo de 140 caracteres herencia del celular.
Ahora, sin embargo, los celulares llamados «inteligentes» pueden enviar y recibir mensajes de mayor extensión, aparte de remitir imágenes, vídeos, grabaciones y otros asuntos más. Pensemos por ejemplo en la capacidad de algunos de estos smartphones, de enviar en forma directa vídeos a Youtube.
Y muchos de ellos pueden a través de su browser o navegador acceder al Internet y llegar a la página de Twitter, o, hasta eso, pueden tener lo que los técnicos llaman un «cliente» ( nunca entendí ni este nombre ni el de «por defecto»), que permite acceder al servicio de Twitter mediante un programita propio.
Así Twitter regresa al teléfono cuando en su inicio intentó salir hacia la red.

Howard Rheingold
Image via Wikipedia

Lo que recibimos en el teléfono o leemos en Internet está en la red, a disposición de cualquier persona que sepa buscar, y decidir, ya que es necesario entre los alfabetismos del siglo XXI la habilidad de distinguir lo bueno de las tonteras, como más o menos diría Howard Rheingold. Twitter y el celular
Pero, en realidad esto no es cierto ya que regresa al teléfono pero desde la red.
Twitter nos permite recibir información instantánea, en eso se parece a los mensajes de texto. Pero nos permite recibirla desde cualquier lugar del mundo, y en eso se diferencia. Además podemos enviar nuestro tweet a cualquiera que forme parte de esta red social, es decir a esas ciento veinte millones de personas, y esto es algo que ni con multi duáte podríamos.
Por otro lado podemos reenviar ese mensaje a todos, lo que se llama re tweet, posibilitando la circulación múltiples a través de la red, cosa que es inviable en el celular.

Free twitter badge
Image via Wikipedia

La calidad de la información que te llega está en directa relación con la calidad de las personas, animales o cosas a las que sigues, es decir con los sujetos (llamados followed) que haz escogido de entre esos ciento veinte millones. ¿Sirve?
Pregunta inmediata ¿Y qué con esto? Es decir ¿Para qué sirve? O aún más ¿Para qué ME sirve?
Esta es la parte más complicada, por supuesto, y en la que pueden o no coincidir mis criterios con los de los demás, es decir contigo. Se ha demostrado que alrededor de la mitad de los que se registran en Twitter abandonan al sistema después de un mes de uso, tú puedes ser uno de los dos, el que se queda o el que se va, y eso no dice nada sobre tu capacidad, inteligencia o dedicación, solamente sobre el que le encuentras uso o no.
Soy de los que cree que un recurso de Web 2.0 no solamente debe ser bonito, estar de moda o ser cool. Sino que debe ante todo ser útil, y ser un recurso en el que no te ven la cara de sonso, para meterte en una onda de consumo irrefrenable. Debes ser ser capaz de tomar tus propias decisiones, a la larga eres el único que puede saber si te sirve o no.
A mí ¿Para qué me ha servido?
Haré una pequeña lista de tres ítems:
1. He encontrado un montón de gente interesante que ha compartido conmigo una parva de cosas interesantes, no me han pedido nada a cambio eso que antes ni les conocía.
2. He compartido pequeñas cosas que a mí me han resultado atractivas, y que he encontrado en el mismo Twitter, o fuera de él.
3. Me ha resultado bueno para pensar, parafraseando a Levi-Strauss.
¿Y a tí?

Enhanced by Zemanta

Twitter en la enseñanza

Soy un recién llegado a Twitter, pero tengo una idea clara de los elementos implicados.
Twitter, llega a donde estoy, pero me trae conversaciones, en 140 caracteres, con Piscitelli, Reig, Siemens, a los que no conocía de casi nada, y también de Adell, cuyos textos he leído con ganas, y de Verarex, una de las que motivó en mi curso de Entornos Virtuales de Aprendizaje.
Estático yo, recibo de Rheingold , al que conocí por una noticia, en el antiguo sentido del término, de El Universo, imágenes publicadas allí fuera, que motivan mi trabajo y me obligan a plantear propuestas nuevas para mis cursos universitarios.
Entiendo el sentido de los hashtags (#) y lo que significa tener seguidores (followers) y a quienes se sigue (followed), se como, de forma muy sencilla, se debe abrir una cuenta, gratis…siempre gratis, y como el @ al frente del nombre le permite a uno tener una dirección, cuya lógica no es muy distinta a la del e Mail.
Explico algunos de estos asuntos y sus características :
1. Abrir una cuenta:
El procedimiento es exactamente el mismo que para cualquier otro recurso de web2.0.
Hay que ir a Twitter y proceder a registrase.
Lo más complicado, con alrededor de 10 millones de usuarios, es encontrar un nombre apropiado.
2. Tu nombre en Twitter
El nombre en Twitter debe permitirnos una identidad personal, así nunca sabría como encontrar a Howard Rheingold si su dirección no fuera @hrheingold
De la experiencia que tengo puedo decir que funcionan mejor los nombres que se basan en nuestro propio nombre, así el mío es jamartinb, que no es sino una variación del jmartinb que habitualmente uso en mis distintos recursos, por ejemplo en mi dirección de correo jmartinb@ucuenca.edu.ec, o en mi blog personal tumblr de Juan Martínez Borrero. El empleo consistente de un mismo nombre permite acentuar la huella digital del sujeto en la red.
No creo que funcione muy bien el usar nombrecitos raros, que a veces nos gustan, como chicharito ( a menos que tu apellido sea Hernández), transfuga69 o heavymetal2010.
Por eso la mejor opción será un nombre asociado al propio, así, por ejemplo, George Siemens será @gsiemens o Vera Rexach será el evidente @vera.
3. A quién seguir
En el Twitter, de una manera semejante a lo que sucede en Facebook, uno escoge personas a las que seguir, pero no necesitas ser invitado, puedes seguir a quien quieras.
El reto es escoger las personas apropiadas, es decir aquellas que te permitan crecer en tus intereses, aprender y, siempre, las que te sugieren recursos útiles que seleccionan con su experiencia y buen ojo.
Funciona, por supuesto, el seguir al cantante de moda o la página de un almacén o producto, pero aquí tratamos de Twitter como recurso de aprendizaje.
Cómo encontrar a la gente positiva es al principio algo difícil, sin embargo una vez que encuentras a uno, y a uno solo y bueno, otros pueden encontrarse fácilmente.
Esto funciona como la bibliografía en un texto que nos interesa, un buen autor nos lleva a otros buenos autores y estos a su vez a otros buenos.
Pero, como en un texto, es importante encontrar uno que valga la pena. No cualquiera, uno que nos conduzca a conocer otros autores. Así, por ejemplo, conocí a Victor Turner y su Selva de Símbolos, y a partir de allí a Edmund Leach y la importancia de los demás etnógrafos británicos, identifiqué los libros básicos de Mary Douglas y desde ellos arribé a Van Gennep, cuya teoría sobre los rituales de paso me ha sido de gran utilidad.
Pero al mismo tiempo hay una diferencia radical, si bien los autores en Twitter pueden conducirte a otros, no se trata casi nunca de los textos ya consagrados por la critica de sus pares, aunque esto nos conduzca a otra discusión que no toco aquí.
Cada uno de estos autores, a los que seguimos, sigue a su vez a otros, que son importantes para ellos, el tema de sus tweets nos permite hacernos una idea de cuales son sus aspectos más atractivos.
Hay que saber que uno de los principios básicos de Twitter es el re tweet, esto es volver a tweetear (disculpas por los neologismos tan seguidos), los temas que son de interés.
Pero al mismo tiempo hay aportes originales de cada persona, artículos en blogs, textos en Internet, comentarios sobre temas concretos, vínculos a entrevistas, referencias a presentaciones, frases motivadoras…
4. Quién te sigue
El grupo de amigos no estaría completo sin personas que te sigan. Es decir con gente para la que lo que tú dices puede ser interesante. Inicialmente, sin embargo, puede que no te siga nadie. Lejos de despecharte, sobre todo en un país como el Ecuador, debes insistir en tus tweets, decir cosas relevantes, compartir elementos atractivos y en algún momento habrá gente que te siga. Así se cierra parte del círculo.
5. Temas y hashtags (una forma de etiquetar).
En Twitter puedes seguir una discusión o mantenerte al tanto de los aportes sobre un tema particular mediante la aplicación de etiquetas o tags.
Las etiquetas o tags son un recurso básico en la red. Ayudan a encontrar información sobre una diversidad grande de temas.
Un ejemplo es el etiquetado de las entradas en los blogs.
En los blogs de asignatura que mantengo desde hace unos años, pueden verse las etiquetas en el Blog de Historia de las Culturas Aborígenes o en el Historia de la Cultura Medieval y Moderna
El principio del etiquetado es el de facilitar la búsqueda de los recursos en la red, algo fundamental ante la facilidad de perderse en el mar de información irrelevante.
El llamado etiquetado social, cuya manifestación más interesante es, a mi entender, Delicious, posibilita que cada usuario de este recurso de Web 2.0 etiquete, es decir describa mediante un conjunto de términos relevantes, un marcador o bookmark, que remite a una página útil.
¿Porqué importa? Básicamente porque si yo voy a Delicious puedo buscar, usando mis descriptores, etiquetas o tags, no solamente lo que yo he marcado sino también lo que han marcado otros usuarios que han encontrado páginas, del más diverso tipo, sobre lo que a mí me interesa.
Un ejemplo está en mi Delicious. Allí puede verse no solamente las páginas que yo he marcado sino también las que han marcado las personas a las que yo sigo en Delicious, pero este recurso no lo vamos a describir in extenso aquí.
En el caso de Twitter el etiquetado se hace mediante hashtags, que no es otra cosa que colocar el signo de numeral # (hash en inglés), frente al descriptor, habitualmente uno o máximo dos, que marca el tema de discusión.
El tema que hemos vuelto concreto en esta forma se vuelve un vínculo activo. Esto significa que al hacer click en este aparecerán todos los tweets que se hayan marcado con ese tag.
Por ejemplo si vamos a Twitter y buscamos #edupunk, vamos a encontrar los tweets que todos los usuarios han marcado con ese tag. Así podemos seguir una discusión con muchos participantes, con excelentes aportes, sobre el tema de la educación abierta en red, si esto es lo que nos interesa.
Uno puede empezar un thread, es decir un hilo de discusión en cualquier momento, o sumarse a uno de los que ya existen simplemente usando este recurso de # más la etiqueta o tag.
Por supuesto que para eso es necesario conocer algo sobre la urbanidad en Twitter.
6. Consejos sobre urbanidad.
Si bien en la red uno puede pasar como anónimo, volverse provocativo, o asumir una personalidad que anhelamos pero que no tenemos, vale la pena pensar que si usamos cualquier recurso, no solo Twitter, para aprender debemos actuar «con corrección» lo que estamos llamando urbanidad, es decir lo que permite vivir junto a otros.
No gritar, es decir no usar mayúsculas, a menos que nos interese excesivamente alzar la voz.
No usar sino muy rara vez, y cuando sea necesario estrictamente, los emoticones.
Ser coherente y tratar de ser relevante.
Conocer los recursos y su uso para evitar meter la pata.
Ser conciso y concreto, los 140 caracteres deben poder expresar lo que queremos decir.
Estar atento a lo que los amigos dicen y responder cuando sea necesario.
No ser solamente un consumidor, también producir. Ser un prosumidor (productor-consumidor) en la red.
7. Respuestas
El participar activamente en la difusión y creación de conocimiento, mediante el hashtag que seguimos (recuerda que este consiste en colocar el signo# delante de un descriptor) supone un compromiso con la búsqueda de conocimiento y con la posibilidad de compartirlo. No se trata de colocar cualquier cosa encontrada a última hora sino, por el contrario, actuar responsablemente, ya que tratamos de compartir conocimiento entre todos.
Ya veremos como, en un futuro post, que lo que esperamos está estrictamente definido. Que cada cosa tiene una fecha de entrega y que no será posible añadir cosas irrelevantes, repetitivas o fuera de lugar a la discusión. Por edupunk que aparezca y por más compromiso con el epa (entorno personal de aprendizaje), deberemos cumplir estrictamente con lo planificado, especialmente si hemos planificado conjuntamente plazos y contenidos.
8. Discusiones
En 140 caracteres debemos responder críticamente al aporte de los demás. Es decir opinar con conocimiento de causa sobre el sentido del recurso sugerido, sobre la relevancia del conocimiento presentado y como este permite comprender, aprender diríamos mejor, el tema que estamos tratando.
Esto se reflejará en aportes de calidad, en preparación para los exámenes, en orientación para los trabajos que debemos hacer fuera de Twitter.
9. Tu diario personal, nuevo sentido del e portafolios.
Cada estudiante creará su propia cuenta en Paper Li y este será un diario, en el sentido del antiguo newspaper, personal y colectivo a la vez. Allí tendremos nuestro propio periódico que se actualiza una vez al día.
Este periódico personal será uno de los recursos de aprendizaje, consecuencia de nuestro proyecto Twitter.
Otros de los recursos serán el Wiki, el blog personal, la línea de tiempo personal a más de las cuentas en Slideshare, Youtube y Scribd.
¿Excesivo? Tal vez, pero aburrido ¡nunca!

«Pero aunque no sea así, aunque se niegue que puedan hacerse progresos, nadie puede negar que me estoy divirtiendo muchísimo» Eric Hobsbawm en ¿Ha progresado la historia? (140 caracteres, podría haberlo compartido en Twitter).

Keynote para iPad

El aula oscurecida, apenas puede verse a través de las ventanas un hilo de luz a pesar de que son las siete de la mañana, es un lugar propicio para dormir o para ocultarse detrás del compañero y utilizar el celular para enviar mensajes a los amigos y amigas. Al frente el profesor ha anunciado que mostrará hoy su «power point» al que considera como el último grito de la tecnología educativa. Alguno de los alumnos sacará su netbook o laptop para aprovechar la conexión wifi que posee el aula y le dirá al profe que seguirá sus temas en ella, aunque lo más probable es que le interese acceder a Youtube para seguir los movimientos del último reggetonero. Al frente el profesor desenrolla los cables, conecta su propia PC portátil, enchufa la conexión VGA y pide al más cercano que encienda el proyector NEC que cuelga ominosamente sobre las cabezas de los que se sientan al frente, porque tal vez llegaron tarde y no alcanzaron a los últimos pupitres.
El maestrillo con su librillo busca en el escritorio el icono inconfundible de color naranja con la terminación mágica .ppt y la fecha mas reciente, al fin tal vez lo terminó el año anterior, o previo.
Entonces llega el gran momento, para todos, se apagan las luces, se activa el programa, se hace click sobre el dibujito de una pantalla y ¡voila! Una cascada de efectos de sube y baja marcan la entrada del tema, miríadas de puntillos conforman la frase «el tema de hoy es…» y luego con un whooosh aparece el nombre deseado, «presentado por el licenciado, máster, profesor,doctor, ingeniero, biólogo, ecólogo u otras yerbas fulano de tal…» Luego viene la presentación, efectos que van y vienen, letras que se fríen de izquierda a derecha con el sonido de un teclado de los de antes. Para destacar los temas se han usado colores fluorescentes ¿o serán fosforescentes? Y las letras bailan incesantes en su variación de tipo, forma y tamaño. La interactividad está asegurada al pedir al menos dormido que lea lo que dice en la pantalla, y luego al que sigue en su sueño y así hasta llegar a aquel al que hay que hay que zarandear para que se despierte. ¡De repente boom barabám! Nuevamente un movimiento agitado de pantalla y ahora las palabras mágicas «gracias por su atención» ¡! ¡Un éxito!
El tiempo se ha terminado y se han explicado los «fundamentos biológicos del humanismo», «los biomas contaminantes en el Ecuador», «la demografía histórica de los caracoles de mar», «los aportes de Vico al derecho mercantil» e inclusive «Frank Lloyd Wright y su transgresión del ego». Hay material para el examen y nos hemos zafado de algo que tal vez ahora es cristalino para los chicos. Los compañeros de trabajo, con suerte el decano o la decana, nos verán pasar con nuestra compu y una mirada de profunda satisfacción se dibujará en su ego, ¡Estamos adelante en tecnología! Mientras tanto los estudiantes, ya en su corto tiempo propio (luego de transcurrido el «tiempo santo» de la clase @madeinusa) se acercan al del Youtube que ahora puede alzar el volumen a niveles más audibles y disfrutar de los movimientos de libertad… ¿Pero significa esto que emplear el recurso es siempre así? ¿Que no hay salida? ¿Que se debe estar siempre con la tecnología analógica del marcador y la pizarra?
¿Qué tiene el PowerPoint que sea útil en la clase diaria? Utilizar un programa para presentaciones en el aula de clases universitaria suele convertirse en un recurso mecánico y repetitivo que frecuentemente impide la comunicación entre el profesor y los estudiantes y que coopera muy poco en el desarrollo del proceso de aprendizaje (que es en el fondo de lo que trata la educación).
¿Y aquí como cambian las cosas con el iPad y su Keynote? ¿O nos veremos obligados a repetir lo mismo, de sueño y desidia?