Archivo de la etiqueta: twitter

90 días del proyecto Twitter


Hemos terminado clases con mis alumnos del curso de Historia de la Cultura II, Medieval y Moderna, ahora nos preparamos para sus exámenes, esta ha sido la primera experiencia Twitter historia, una idea que concebimos hace casi seis meses cuando planificaba el actual curso. Se trataba de correr un riesgo, de dejar nuestra zona de confort, incluyendo la mía, para introducirnos en el reto de una red social especifica, orientada al aprendizaje. Cuando iniciamos el proyecto, hacia finales de noviembre, solamente una de las estudiantes tenía una cuenta, y algo de experiencia en Twitter, al terminar, todos, menos una estudiante tenían sus cuentas y experiencia. No creo que deba destacarse la calidad del proyecto por el numero de tweets que se han emitido (aunque por allí veo a algunos, a los que respeto, haciendo conteos de seguidores y tweets) pero está claro que sin tweets el proyecto sería un fracaso completo, por esto, nada más, señalo las cifras: Creamos, aunque parezca increíble, el hashtag #aprenderhistoria, lo que permite saber cuan lejos estamos los profesores y los aprendices de este campo académico de este recurso. Logramos que se integren a la lista 18 de los 19 estudiantes del Tercer Ciclo y 2 estudiantes del Quinto. A partir de un inicio lento y con dudas para algunos se volvió transparente el empleo del recurso y se utilizó para aprender cosas y para identificar fuentes válidas. Fue útil el colocar preguntas orientadoras sobre temas concretos que se trataban en clases, por ejemplo ¿Quién fue el autor del más famoso retrato de Erasmo de Rotterdam? ¿En dónde se encuentra el texto de la Ciudad del Sol de Campanella? de esta forma los estudiantes desarrollaron vínculos entre la búsqueda de fuentes útiles y el proceso de compartirlas a través de #aprenderhistoria . Cuando, utilizando un recurso presencial importante como el cine histórico, al cual me referiré en un próximo post, vimos la película Lutero (con Ralph Fieness, Peter Ustinov y Alfred Molina) los estudiantes identificaron en la red temas que les parecieron importantes, compartiéndolos, y comentando los tweets de sus compañeros. Tuvimos la oportunidad de aplicar en vivo el Twitter cuando se desarrolló el Encuentro de Estudiantes de Historia, a través de comentarios y noticias algunos estudiantes se apropiaron del evento. Momentos destacados a. Aportes fuera de los temas señalados. b. Comentarios a los aportes de los compañeros. c. Apropiación del Encuentro de Historia. d. Tweets que ampliaron los comentarios del profesor o de los estudiantes. e. Interacción. Momentos tristes a. La ausencia total de dos estudiantes, que o no llegaron a abrir sus cuentas o aportaron con un solo tweet. b. La sensación de obligatoriedad que algunos de los estudiantes sintieron. c. Los tweets del primer resultado de búsqueda en Google. d. Los aportes a última hora. e. La imposibilidad de leer inglés. f. La falta de una red wifi en la Facultad de Filosofia. Resultados Al final los estudiantes aportaron con cerca de quinientos tweets, el profesor con unos doscientos y gran parte de los aportes fueron significativos. Descubrimos juntos un recurso útil para el aprendizaje. Creamos las bases de un proyecto que podría vivir por sí solo. Demostramos que los estudiantes de una universidad pública en una carrera de Humanidades pueden usar recursos tecnológicos actuales en su proceso de aprendizaje. — Desde mi iPad

Ubicación:Miguel Dávila Cord,Cuenca,Ecuador

¿Qué es Twitter?

Facebook llegó en julio de 2010 a quinientos millones de usuarios siendo la más popular de las redes sociales en el mundo, muuuy lejos quedan servicios antes importantes como Hi5.

Image representing Twitter as depicted in Crun...
Image via CrunchBase

Twitter, por su parte tiene unos ciento veinte millones de usuarios, y es a esta red social a la que nos referiremos ahora. Propongo experimentar con el empleo de Twitter, que se vuelve así causa y efecto, para dar forma a indefinidos conocimientos y tratar de establecer límites y sentidos en un recorrido del tiempo historia, en este sentido de simultaneidad de la no partida y de la llegada, ahora a través de la red, de internet.
¿Qué es Twitter?
Para entender qué es y cómo funciona este recurso de Web 2.0 nos referimos a su origen y características.
En un teléfono celular, móvil como le llaman en otros lugares, existía un limite al número de caracteres para un mensaje: 140.
Al imaginar un sistema de mensajes en la red, algo semejante a la circulación de SMS, que no estuviera vinculado en forma directa al celular surgió Twitter.
En principio resulta ser lo mismo que el envío de mensajes, y mantiene el largo de 140 caracteres herencia del celular.
Ahora, sin embargo, los celulares llamados «inteligentes» pueden enviar y recibir mensajes de mayor extensión, aparte de remitir imágenes, vídeos, grabaciones y otros asuntos más. Pensemos por ejemplo en la capacidad de algunos de estos smartphones, de enviar en forma directa vídeos a Youtube.
Y muchos de ellos pueden a través de su browser o navegador acceder al Internet y llegar a la página de Twitter, o, hasta eso, pueden tener lo que los técnicos llaman un «cliente» ( nunca entendí ni este nombre ni el de «por defecto»), que permite acceder al servicio de Twitter mediante un programita propio.
Así Twitter regresa al teléfono cuando en su inicio intentó salir hacia la red.

Howard Rheingold
Image via Wikipedia

Lo que recibimos en el teléfono o leemos en Internet está en la red, a disposición de cualquier persona que sepa buscar, y decidir, ya que es necesario entre los alfabetismos del siglo XXI la habilidad de distinguir lo bueno de las tonteras, como más o menos diría Howard Rheingold. Twitter y el celular
Pero, en realidad esto no es cierto ya que regresa al teléfono pero desde la red.
Twitter nos permite recibir información instantánea, en eso se parece a los mensajes de texto. Pero nos permite recibirla desde cualquier lugar del mundo, y en eso se diferencia. Además podemos enviar nuestro tweet a cualquiera que forme parte de esta red social, es decir a esas ciento veinte millones de personas, y esto es algo que ni con multi duáte podríamos.
Por otro lado podemos reenviar ese mensaje a todos, lo que se llama re tweet, posibilitando la circulación múltiples a través de la red, cosa que es inviable en el celular.

Free twitter badge
Image via Wikipedia

La calidad de la información que te llega está en directa relación con la calidad de las personas, animales o cosas a las que sigues, es decir con los sujetos (llamados followed) que haz escogido de entre esos ciento veinte millones. ¿Sirve?
Pregunta inmediata ¿Y qué con esto? Es decir ¿Para qué sirve? O aún más ¿Para qué ME sirve?
Esta es la parte más complicada, por supuesto, y en la que pueden o no coincidir mis criterios con los de los demás, es decir contigo. Se ha demostrado que alrededor de la mitad de los que se registran en Twitter abandonan al sistema después de un mes de uso, tú puedes ser uno de los dos, el que se queda o el que se va, y eso no dice nada sobre tu capacidad, inteligencia o dedicación, solamente sobre el que le encuentras uso o no.
Soy de los que cree que un recurso de Web 2.0 no solamente debe ser bonito, estar de moda o ser cool. Sino que debe ante todo ser útil, y ser un recurso en el que no te ven la cara de sonso, para meterte en una onda de consumo irrefrenable. Debes ser ser capaz de tomar tus propias decisiones, a la larga eres el único que puede saber si te sirve o no.
A mí ¿Para qué me ha servido?
Haré una pequeña lista de tres ítems:
1. He encontrado un montón de gente interesante que ha compartido conmigo una parva de cosas interesantes, no me han pedido nada a cambio eso que antes ni les conocía.
2. He compartido pequeñas cosas que a mí me han resultado atractivas, y que he encontrado en el mismo Twitter, o fuera de él.
3. Me ha resultado bueno para pensar, parafraseando a Levi-Strauss.
¿Y a tí?

Enhanced by Zemanta

Twitter en la enseñanza

Soy un recién llegado a Twitter, pero tengo una idea clara de los elementos implicados.
Twitter, llega a donde estoy, pero me trae conversaciones, en 140 caracteres, con Piscitelli, Reig, Siemens, a los que no conocía de casi nada, y también de Adell, cuyos textos he leído con ganas, y de Verarex, una de las que motivó en mi curso de Entornos Virtuales de Aprendizaje.
Estático yo, recibo de Rheingold , al que conocí por una noticia, en el antiguo sentido del término, de El Universo, imágenes publicadas allí fuera, que motivan mi trabajo y me obligan a plantear propuestas nuevas para mis cursos universitarios.
Entiendo el sentido de los hashtags (#) y lo que significa tener seguidores (followers) y a quienes se sigue (followed), se como, de forma muy sencilla, se debe abrir una cuenta, gratis…siempre gratis, y como el @ al frente del nombre le permite a uno tener una dirección, cuya lógica no es muy distinta a la del e Mail.
Explico algunos de estos asuntos y sus características :
1. Abrir una cuenta:
El procedimiento es exactamente el mismo que para cualquier otro recurso de web2.0.
Hay que ir a Twitter y proceder a registrase.
Lo más complicado, con alrededor de 10 millones de usuarios, es encontrar un nombre apropiado.
2. Tu nombre en Twitter
El nombre en Twitter debe permitirnos una identidad personal, así nunca sabría como encontrar a Howard Rheingold si su dirección no fuera @hrheingold
De la experiencia que tengo puedo decir que funcionan mejor los nombres que se basan en nuestro propio nombre, así el mío es jamartinb, que no es sino una variación del jmartinb que habitualmente uso en mis distintos recursos, por ejemplo en mi dirección de correo jmartinb@ucuenca.edu.ec, o en mi blog personal tumblr de Juan Martínez Borrero. El empleo consistente de un mismo nombre permite acentuar la huella digital del sujeto en la red.
No creo que funcione muy bien el usar nombrecitos raros, que a veces nos gustan, como chicharito ( a menos que tu apellido sea Hernández), transfuga69 o heavymetal2010.
Por eso la mejor opción será un nombre asociado al propio, así, por ejemplo, George Siemens será @gsiemens o Vera Rexach será el evidente @vera.
3. A quién seguir
En el Twitter, de una manera semejante a lo que sucede en Facebook, uno escoge personas a las que seguir, pero no necesitas ser invitado, puedes seguir a quien quieras.
El reto es escoger las personas apropiadas, es decir aquellas que te permitan crecer en tus intereses, aprender y, siempre, las que te sugieren recursos útiles que seleccionan con su experiencia y buen ojo.
Funciona, por supuesto, el seguir al cantante de moda o la página de un almacén o producto, pero aquí tratamos de Twitter como recurso de aprendizaje.
Cómo encontrar a la gente positiva es al principio algo difícil, sin embargo una vez que encuentras a uno, y a uno solo y bueno, otros pueden encontrarse fácilmente.
Esto funciona como la bibliografía en un texto que nos interesa, un buen autor nos lleva a otros buenos autores y estos a su vez a otros buenos.
Pero, como en un texto, es importante encontrar uno que valga la pena. No cualquiera, uno que nos conduzca a conocer otros autores. Así, por ejemplo, conocí a Victor Turner y su Selva de Símbolos, y a partir de allí a Edmund Leach y la importancia de los demás etnógrafos británicos, identifiqué los libros básicos de Mary Douglas y desde ellos arribé a Van Gennep, cuya teoría sobre los rituales de paso me ha sido de gran utilidad.
Pero al mismo tiempo hay una diferencia radical, si bien los autores en Twitter pueden conducirte a otros, no se trata casi nunca de los textos ya consagrados por la critica de sus pares, aunque esto nos conduzca a otra discusión que no toco aquí.
Cada uno de estos autores, a los que seguimos, sigue a su vez a otros, que son importantes para ellos, el tema de sus tweets nos permite hacernos una idea de cuales son sus aspectos más atractivos.
Hay que saber que uno de los principios básicos de Twitter es el re tweet, esto es volver a tweetear (disculpas por los neologismos tan seguidos), los temas que son de interés.
Pero al mismo tiempo hay aportes originales de cada persona, artículos en blogs, textos en Internet, comentarios sobre temas concretos, vínculos a entrevistas, referencias a presentaciones, frases motivadoras…
4. Quién te sigue
El grupo de amigos no estaría completo sin personas que te sigan. Es decir con gente para la que lo que tú dices puede ser interesante. Inicialmente, sin embargo, puede que no te siga nadie. Lejos de despecharte, sobre todo en un país como el Ecuador, debes insistir en tus tweets, decir cosas relevantes, compartir elementos atractivos y en algún momento habrá gente que te siga. Así se cierra parte del círculo.
5. Temas y hashtags (una forma de etiquetar).
En Twitter puedes seguir una discusión o mantenerte al tanto de los aportes sobre un tema particular mediante la aplicación de etiquetas o tags.
Las etiquetas o tags son un recurso básico en la red. Ayudan a encontrar información sobre una diversidad grande de temas.
Un ejemplo es el etiquetado de las entradas en los blogs.
En los blogs de asignatura que mantengo desde hace unos años, pueden verse las etiquetas en el Blog de Historia de las Culturas Aborígenes o en el Historia de la Cultura Medieval y Moderna
El principio del etiquetado es el de facilitar la búsqueda de los recursos en la red, algo fundamental ante la facilidad de perderse en el mar de información irrelevante.
El llamado etiquetado social, cuya manifestación más interesante es, a mi entender, Delicious, posibilita que cada usuario de este recurso de Web 2.0 etiquete, es decir describa mediante un conjunto de términos relevantes, un marcador o bookmark, que remite a una página útil.
¿Porqué importa? Básicamente porque si yo voy a Delicious puedo buscar, usando mis descriptores, etiquetas o tags, no solamente lo que yo he marcado sino también lo que han marcado otros usuarios que han encontrado páginas, del más diverso tipo, sobre lo que a mí me interesa.
Un ejemplo está en mi Delicious. Allí puede verse no solamente las páginas que yo he marcado sino también las que han marcado las personas a las que yo sigo en Delicious, pero este recurso no lo vamos a describir in extenso aquí.
En el caso de Twitter el etiquetado se hace mediante hashtags, que no es otra cosa que colocar el signo de numeral # (hash en inglés), frente al descriptor, habitualmente uno o máximo dos, que marca el tema de discusión.
El tema que hemos vuelto concreto en esta forma se vuelve un vínculo activo. Esto significa que al hacer click en este aparecerán todos los tweets que se hayan marcado con ese tag.
Por ejemplo si vamos a Twitter y buscamos #edupunk, vamos a encontrar los tweets que todos los usuarios han marcado con ese tag. Así podemos seguir una discusión con muchos participantes, con excelentes aportes, sobre el tema de la educación abierta en red, si esto es lo que nos interesa.
Uno puede empezar un thread, es decir un hilo de discusión en cualquier momento, o sumarse a uno de los que ya existen simplemente usando este recurso de # más la etiqueta o tag.
Por supuesto que para eso es necesario conocer algo sobre la urbanidad en Twitter.
6. Consejos sobre urbanidad.
Si bien en la red uno puede pasar como anónimo, volverse provocativo, o asumir una personalidad que anhelamos pero que no tenemos, vale la pena pensar que si usamos cualquier recurso, no solo Twitter, para aprender debemos actuar «con corrección» lo que estamos llamando urbanidad, es decir lo que permite vivir junto a otros.
No gritar, es decir no usar mayúsculas, a menos que nos interese excesivamente alzar la voz.
No usar sino muy rara vez, y cuando sea necesario estrictamente, los emoticones.
Ser coherente y tratar de ser relevante.
Conocer los recursos y su uso para evitar meter la pata.
Ser conciso y concreto, los 140 caracteres deben poder expresar lo que queremos decir.
Estar atento a lo que los amigos dicen y responder cuando sea necesario.
No ser solamente un consumidor, también producir. Ser un prosumidor (productor-consumidor) en la red.
7. Respuestas
El participar activamente en la difusión y creación de conocimiento, mediante el hashtag que seguimos (recuerda que este consiste en colocar el signo# delante de un descriptor) supone un compromiso con la búsqueda de conocimiento y con la posibilidad de compartirlo. No se trata de colocar cualquier cosa encontrada a última hora sino, por el contrario, actuar responsablemente, ya que tratamos de compartir conocimiento entre todos.
Ya veremos como, en un futuro post, que lo que esperamos está estrictamente definido. Que cada cosa tiene una fecha de entrega y que no será posible añadir cosas irrelevantes, repetitivas o fuera de lugar a la discusión. Por edupunk que aparezca y por más compromiso con el epa (entorno personal de aprendizaje), deberemos cumplir estrictamente con lo planificado, especialmente si hemos planificado conjuntamente plazos y contenidos.
8. Discusiones
En 140 caracteres debemos responder críticamente al aporte de los demás. Es decir opinar con conocimiento de causa sobre el sentido del recurso sugerido, sobre la relevancia del conocimiento presentado y como este permite comprender, aprender diríamos mejor, el tema que estamos tratando.
Esto se reflejará en aportes de calidad, en preparación para los exámenes, en orientación para los trabajos que debemos hacer fuera de Twitter.
9. Tu diario personal, nuevo sentido del e portafolios.
Cada estudiante creará su propia cuenta en Paper Li y este será un diario, en el sentido del antiguo newspaper, personal y colectivo a la vez. Allí tendremos nuestro propio periódico que se actualiza una vez al día.
Este periódico personal será uno de los recursos de aprendizaje, consecuencia de nuestro proyecto Twitter.
Otros de los recursos serán el Wiki, el blog personal, la línea de tiempo personal a más de las cuentas en Slideshare, Youtube y Scribd.
¿Excesivo? Tal vez, pero aburrido ¡nunca!

«Pero aunque no sea así, aunque se niegue que puedan hacerse progresos, nadie puede negar que me estoy divirtiendo muchísimo» Eric Hobsbawm en ¿Ha progresado la historia? (140 caracteres, podría haberlo compartido en Twitter).